Noticias

Placa votiva sumeria

Placa votiva sumeria


La estatua votiva de Gudea: un análisis formal

Al mirar la estatua votiva de Gudea, nos enfrentamos a una imagen regia de servidumbre y sostenibilidad. Esta estatua de dos pies y medio hecha en estilo votivo, significa devoción y adoración con los ojos puestos en los dioses (o diosa como sugieren muchas interpretaciones). La estatua está hecha de diorita, que no es un material fácil de tallar. Hubo muchos hechos como este, lo que sugiere la importancia de la figura, Gudea, quien fue un gobernante en el sur de Mesopotamia 2144-2124 a. C. La dureza del material tiene un impacto significativo en el detalle de la talla, el creador tuvo que elegir qué elementos acentuar textura y tal. Lo que hace que sea fácil suponer que el agua que fluye de un jarrón sostenido firmemente por esta figura robusta y musculosa es de gran importancia. La textura del agua que fluye desde la embarcación está muy estilizada con peces saltando en el agua que fluye más allá de los pies de las estatuas y se derrama sobre el área circundante. Esto me lleva a percibir a esta figura devota como proveedora.

La figura está hecha en estilo votivo, sin embargo, a diferencia de muchas estatuas votivas, Él lleva algo en sus manos. Al contextualizar la figura como un elemento votivo o de adoración, esta adición podría tomarse como una ofrenda o un regalo de los dioses. La forma en que el agua que fluye envuelve la figura y cae al suelo alrededor de la votiva sugiere que es un regalo, quizás para la gente de Mesopotamia. Esta exhibición de recursos, en compañía de la mirada de devoción en el rostro de las estatuas, coloca a Gudea como una posición intermedia entre dios y mortal.

A pesar del tamaño de las figuras, tiene una presencia fuerte y poderosa que estoy seguro se siente más intensamente cuando está en su presencia. Si bien no es imponente en escala, los músculos de los hombros y antebrazos son exagerados, y la textura que se le da a la pieza de la cabeza sugiere una posición regia. Además, las inscripciones hechas en la parte delantera del vestido, incluso sin conocer el significado, le dicen al espectador que Gudea estaba en un papel de mando. Muchas estatuas votivas tenían inscripciones de cosas que el personificado había hecho en honor a los dioses. Sabiendo esto, la estatua de Gudea parece muy devota, dominante y lograda.

Otro aspecto interesante de la composición de esta pieza es la parte superior del cuerpo y la cabeza desproporcionadamente grandes. Este fue un estilo predominante en muchas estatuas votivas y otras estatuas de Mesopotamia en este período de tiempo. Esta proporción anormal llama la atención sobre el rostro, el pecho y los hombros. Mostrando fuerza, tensión y atención, los ojos están bien abiertos, mirando hacia arriba. Los brazos de esta votiva están tensos, la mano izquierda agarra fuertemente la vasija por este detalle el escultor acentúa el peso del “obsequio” que sostiene la estatua.

Un elemento clave de estas estatuas es el contraste de textura que vemos entre el agua y el propio Godea. Los hombros de Godea junto con el resto de él (excluyendo la pieza de la cabeza y las inscripciones) son relativamente suaves y realistas. El hoyuelo en la barbilla de las estatuas, la curva de los labios y las líneas detalladas de las cejas están hechas para que parezcan reales, al igual que los pies y los brazos. Esto contrasta enormemente con los ríos de agua que fluyen por ambos lados de su cuerpo.

Las dos corrientes de agua que se derraman desde el recipiente sostenido en las manos de las figuras son muy estilizadas. Son poco realistas por decir lo menos. Se puede ver a los peces saltando, agregando al agua aún más movimiento que el que ya da el estilo ondulado del agua misma. Las líneas están bien definidas y se destacan del cuerpo de la estatua, llamando la atención sobre su significado. Los peces también son muy estilizados y menos realistas que el resto de la figura. Mientras que Godea y la vasija están tallados en forma redonda (tridimensional), el agua y el pez son más planos. Tal vez solo se destaque media pulgada más o menos, creando contraste y llamando la atención.

La forma en que la figura puede captar tus ojos primero con su mirada hacia arriba y luego, a medida que sigues la forma hacia el centro, te lleva de regreso a la tierra con agua que se derrama, sugiere sostenibilidad y abundancia de recursos. La mirada de la figura enfocada hacia arriba, mientras que los pies permanecen apoyados y rodeados por un flujo descendente de peces y agua, significa para mí un flujo entre el cielo y la tierra. Este flujo es lo que permite que la estatua votiva de Godea encarne no solo la posición de devoción sino también la provisión.


Introducción

Los sumerios eran la gente del sur de Mesopotamia cuya civilización floreció entre c. 4100-1750 a. C. Su nombre proviene de la región a la que se hace referencia frecuente e incorrectamente como “país”. Sin embargo, Sumer nunca fue una entidad política cohesionada, sino una región de ciudades-estado, cada una con su propio rey. Sumer era la contraparte meridional de la región norteña de Akkad, cuyo pueblo le dio a Sumer su nombre, que significa "tierra de los reyes civilizados". Los mismos sumerios se refirieron a su región simplemente como "la tierra" o "la tierra de la gente de cabeza negra".

Los sumerios fueron responsables de muchas de las innovaciones, inventos y conceptos más importantes que se dan por sentados en la actualidad. Básicamente, "inventaron" el tiempo dividiendo el día y la noche en períodos de 12 horas, las horas en 60 minutos y los minutos en 60 segundos. Sus otras innovaciones e invenciones incluyen las primeras escuelas, la primera versión del cuento del Gran Diluvio y otras narrativas bíblicas, la epopeya heroica más antigua, la burocracia gubernamental, la arquitectura monumental y las técnicas de riego.

Después del surgimiento de los amorreos en Mesopotamia y la invasión de los elamitas, Sumer dejó de existir y solo se conocía a través de referencias en las obras de escritores antiguos, incluidos los escribas que escribieron el libro bíblico del Génesis. Sumer permaneció desconocida hasta mediados del siglo XIX d.C., cuando las excavaciones en Mesopotamia desenterraron su civilización y sacaron a la luz sus muchas contribuciones.


Archivo: Placa mural votiva de Khafajah que muestra una escena de beber vino, Irak, 2600-2370 a. C. Museo de Irak.jpg

Haga clic en una fecha / hora para ver el archivo tal como apareció en ese momento.

Fecha y horaMiniaturaDimensionesUsuarioComentario
Actual15:50, 24 de mayo de 20203.330 × 3.067 (8,47 MB) Neuroforever (charla | contribuciones) Trabajo propio subido con UploadWizard

No puede sobrescribir este archivo.


Historia

La peste es una enfermedad antigua que se describió durante la época clásica como ocurrida en el norte de África y el Medio Oriente. A veces se presume que es la enfermedad detrás de varias epidemias históricas, como la pestilencia descrita como golpeando a los filisteos en el libro bíblico de 1 Samuel. La evidencia inequívoca de su existencia temprana proviene del descubrimiento de rastros genómicos de Y. pestis en los dientes de los agricultores neolíticos en Suecia datan de hace aproximadamente 4.900 años y a partir de análisis de ADN antiguo en los dientes de los humanos de la Edad del Bronce, que indican que Y. pestis estuvo presente en Asia y Europa entre el 3000 y el 800 a. C. Sin embargo, es imposible verificar la verdadera naturaleza de estos primeros brotes.

La primera gran pandemia de peste que se informó de manera confiable ocurrió durante el reinado del emperador bizantino Justiniano I en el siglo VI d. C. Según el historiador Procopio y otros, el brote comenzó en Egipto y se trasladó a lo largo de rutas comerciales marítimas, golpeando a Constantinopla en 542. Allí mató a decenas de miles de residentes, cayendo tan rápido que las autoridades tuvieron problemas para deshacerse de ellos. A juzgar por las descripciones de los síntomas y el modo de transmisión de la enfermedad, es probable que estuvieran presentes todas las formas de peste. Durante el siguiente medio siglo, la pandemia se extendió hacia el oeste hasta las ciudades portuarias del Mediterráneo y hacia el este hasta Persia. Escritores cristianos como Juan de Éfeso atribuyeron la plaga a la ira de Dios contra un mundo pecaminoso, pero los investigadores modernos concluyen que fue propagada por ratas domésticas, que viajaban en embarcaciones marítimas y proliferaban en las ciudades abarrotadas y antihigiénicas de la época.

La siguiente gran pandemia de peste fue la temida Peste Negra de Europa en el siglo XIV. El número de muertes fue enorme, llegando a dos tercios o tres cuartos de la población en varias partes de Europa. Se ha calculado que de un cuarto a un tercio de la población total de Europa, o 25 millones de personas, murieron de peste durante la Peste Negra.

Durante los siguientes tres siglos, los brotes de peste ocurrieron con frecuencia en todo el continente y las Islas Británicas. La Gran Plaga de Londres de 1664-1666 provocó entre 75.000 y 100.000 muertes en una población estimada en 460.000. La peste azotó Colonia y el Rin desde 1666 hasta 1670 y en los Países Bajos desde 1667 hasta 1669, pero después parece haber remitido en Europa occidental. Entre 1675 y 1684 apareció un nuevo brote en el norte de África, Turquía, Polonia, Hungría, Austria y Alemania, que avanzó hacia el norte. Malta perdió 11.000 personas en 1675, Viena al menos 76.000 en 1679 y Praga 83.000 en 1681. Muchas ciudades del norte de Alemania también sufrieron durante este tiempo, pero en 1683 la peste desapareció de Alemania. Francia vio la última plaga en 1668, hasta que reapareció en 1720 en la ciudad portuaria de Marsella, donde mató a 40.000 personas.

Después de esos últimos brotes, la peste parece haber desaparecido de Europa, con la excepción de una zona en la frontera del Cáucaso. Se han ofrecido varias explicaciones: avances en saneamiento, hospitalización y limpieza, un cambio en la vivienda doméstica que excluyó a las ratas de las viviendas humanas, el abandono de las antiguas rutas comerciales y una fase de inactividad natural en el aumento y declive normal de las enfermedades epidémicas. Aunque algunos de esos factores pueden haber estado en juego, muchas de esas explicaciones se basaban en la idea de que la peste se había establecido firmemente en las poblaciones de ratas negras en Europa. Pero mientras que la bacteria de la plaga había desaparecido de gran parte del continente, las ratas permanecieron. La investigación moderna ha sugerido que la peste llegó a Europa a través de rutas comerciales marítimas desde Asia Central, es decir, aquellas que formaban parte de la Ruta de la Seda. La enfermedad puede haber llegado en oleadas, habiendo sido reimportada varias veces, como resultado de las fluctuaciones climáticas que afectaron a las poblaciones de roedores en Asia.

En el momento de los brotes de peste en Europa, la enfermedad era poco conocida desde el punto de vista médico, ya que se desconocía el concepto mismo de organismo infeccioso. Todavía en 1768 la primera edición de la Encyclopædia Britannica repitió la noción científica comúnmente aceptada de que la peste era una "fiebre pestilente" que surge de un "miasma venenoso", o vapor, que había sido traído "de los países del este" y "tragado con el aire".

El veneno pestilente perturba todas las funciones del cuerpo porque, a menos que sea expulsado a las partes externas, ciertamente es fatal.

Se pensaba que la expulsión del veneno se lograba mejor mediante la ruptura natural de los bubones o, si era necesario, punzándolos y drenándolos. Otros medios recomendados fueron sangrado, sudoración, inducción de vómitos y aflojamiento de los intestinos.

Durante el siglo XVIII y principios del XIX, la peste siguió prevaleciendo en Turquía, África del Norte, Egipto, Siria y Grecia. Una vez fue una máxima que la peste nunca apareció al este del río Indo, pero durante el siglo XIX afectó a más de un distrito de la India: en 1815 Gujarat, en 1815 Sind, en 1823 las estribaciones del Himalaya y en 1836 Rajastán. Estos brotes simplemente prepararon el escenario para la tercera gran pandemia de plaga, que se cree que ganó impulso en la provincia de Yunnan, suroeste de China, en la década de 1850 y finalmente llegó a Guangzhou (Cantón) y Hong Kong en 1894. Estas ciudades portuarias se convirtieron en distribución de plagas centros, y entre 1894 y 1922 la enfermedad se propagó por todo el mundo, más ampliamente que en cualquier pandemia anterior, lo que resultó en más de 10 millones de muertes. Entre los muchos puntos infectados estaban Bombay en 1896, Calcuta en 1898, Ciudad del Cabo y San Francisco en 1900, Bangkok en 1904, Guayaquil (Ecuador) en 1908, Colombo (Sri Lanka) en 1914 y Pensacola (Florida) en 1922. Casi todos los puertos europeos fueron atacados, pero, de todas las áreas afectadas, la India fue la que más sufrió.

La tercera pandemia de plaga fue la última, pues coincidió (y en algunos casos motivó) una serie de logros en el conocimiento científico de la enfermedad. A finales del siglo XIX, el trabajo de los grandes científicos europeos Louis Pasteur, Joseph Lister y Robert Koch había puesto sobre una sólida base empírica la teoría de los gérmenes de la enfermedad. En 1894, durante la epidemia en Hong Kong, el organismo causante de la peste fue aislado de forma independiente por dos bacteriólogos, el francés Alexandre Yersin, que trabajaba para el Instituto Pasteur, y el japonés Kitasato Shibasaburo, antiguo asociado de Koch. Ambos hombres encontraron bacterias en muestras de líquido tomadas de víctimas de la peste, luego las inyectaron en animales y observaron que los animales morían rápidamente de peste. Yersin nombró al nuevo bacilo Pasteurella pestis, después de su mentor, pero en 1970 la bacteria pasó a llamarse Yersinia pestis, en honor al propio Yersin.

Quedaba por determinar cómo el bacilo infectaba a los humanos. Durante mucho tiempo se había observado en muchas áreas epidémicas que las muertes inusuales entre ratas precedieron a los brotes de peste entre los humanos, y este vínculo se observó particularmente en los brotes en India y China. La relación fue tan sorprendente que en 1897 el médico japonés Ogata Masanori describió un brote en Formosa como "la rata" y mostró que las pulgas de las ratas portaban el bacilo de la peste. Al año siguiente, Paul-Louis Simond, un investigador francés enviado por el Instituto Pasteur a la India, anunció los resultados de experimentos que demostraban que las pulgas de rata orientales (Xenopsylla cheopis) transportaron el bacilo de la peste entre ratas. Luego se demostró definitivamente que las pulgas de las ratas infestaban a los humanos y transmitían la peste a través de sus picaduras. Con eso, se instituyeron medidas masivas a prueba de ratas en todo el mundo en embarcaciones marítimas e instalaciones portuarias, y se usaron insecticidas en áreas donde había estallado la peste. A partir de la década de 1930, las sulfamidas y luego los antibióticos como la estreptomicina dieron a los médicos un medio muy eficaz para atacar directamente al bacilo de la peste.

La eficacia de estas medidas se refleja en la disminución del número de muertes por peste en las décadas siguientes. De un máximo de más de un millón en 1907, las muertes se redujeron a aproximadamente 170.000 por año en 1919-28, 92.000 en 1929-38, 22.000 en 1939-48 y 4.600 en 1949-53. La peste ya no es una enfermedad epidémica de las ciudades portuarias. Ahora es principalmente de origen campesino o selvático (es decir, campo abierto o bosque), golpeando a individuos y ocasionalmente estallando en aldeas y áreas rurales donde Yersinia se mantiene en un reservorio natural constante por varios tipos de roedores, incluidas las ardillas terrestres, los ratones de campo y los ratones de campo.

En el siglo XXI, la plaga era relativamente rara. De 2010 a 2015, solo se documentaron 3.248 casos de peste, con 584 muertes, en todo el mundo. Las principales regiones de plaga incluyeron el oeste de América del Norte, la región de los Andes y Brasil en América del Sur, una banda ancha en el suroeste, centro y sudeste de Asia y África oriental. Para 2020, la mayoría de los casos ocurrieron en Madagascar, Perú y la República Democrática del Congo.

Con el auge del terrorismo global, la peste se ha convertido en un arma potencial de guerra biológica. Durante la Segunda Guerra Mundial, se dice que Japón se extendió Yersiniapulgas infectadas en áreas seleccionadas de China, y durante la Guerra Fría, los Estados Unidos y la Unión Soviética desarrollaron medios para propagar Yersinia directamente como aerosol, una forma particularmente eficaz de infectar a las personas con peste neumónica letal. Un ataque de este tipo podría causar una alta tasa de víctimas solo en áreas limitadas, pero también podría generar pánico en la población en general. En respuesta, algunos gobiernos han desarrollado planes y han almacenado medicamentos para hacer frente a los brotes de peste de emergencia.

Los editores de la Encyclopaedia Britannica Este artículo fue revisado y actualizado más recientemente por Kara Rogers, editora principal.


Esculturas sumerias

Los ARQUEÓLOGOS en el campo tienen muchos días difíciles, pero también tienen una deliciosa recompensa cuando salen de las trincheras nuevos documentos que arrojan luz sobre el pasado, eliminan viejas teorías y ayudan a reconstruir una historia más verdadera. Una de las mejores piezas escultóricas descubiertas en Ur por la Expedición Conjunta durante su Cuarta Campaña fue la cabeza de una niña en mármol blanco con ojos incrustados de concha y lapislázuli, un monumento muy importante que nos obliga a modificar toda nuestra concepción de los sumerios. Arte. Aquí no sólo hay una delicadeza de técnica extraordinariamente acabada, sino un ideal de belleza que hasta ahora no se había encontrado en el mismo grado en las primeras esculturas de Mesopotamia.

Antes de 1881 el arte sumerio era prácticamente desconocido. Nuestro primer conocimiento de esta antigua civilización data de la metódica clasificación de León Heuzey de los monumentos sumerios de Lagash en Mesopotamia en el Museo del Louvre. Los escultores sumerios durante mil quinientos años antes de los días de Abraham y el reino amorreo de Babilonia habían estado ocupados tallando estatuas, estatuillas, bajorrelieves y placas de concha, piedra caliza, alabastro y diorita blanda y dura. Uno a uno, sus monumentos entraron en los museos del Viejo Mundo, que durante mucho tiempo permanecieron incrédulos tanto de su antigüedad como de su valor artístico. Sin embargo, una publicación cuidadosa y un estudio minucioso no han dejado lugar a dudas. Hay un grupo de ocho estatuas en círculo, algunas de tamaño natural, que representan al patesi Gudea, un gobernador de Lagash en B.C. 2400. El estilo y la técnica representan un período coherente y bien determinado del arte del escultor, una época en el campo arqueológico. El maestro escultor ha dejado atrás las etapas primitivas y puede atacar piedras duras con mano segura y conocimiento positivo.

Cabeza de mármol blanco de la Diosa Ningal con incrustaciones de ojos de concha y lapislázuli. Encontrado en Ur. En el Museo Universitario.
Número de objeto del museo: B16228
Numero de imagen: 9555

Podemos distinguir tres períodos clásicos de la escultura sumeria: el período de Sargón y Naram Sin, alrededor de A.C. 2600 el período Gudea, alrededor de A.C. 2400 y el período de la Tercera Dinastía Ur, alrededor de A.C. 2200. El período de Sargón y Naram Sin lleva el nombre de los reyes de Agade, que fundaron un gran imperio. Su riqueza y poder encontraron expresión natural en grandes monumentos artísticos. Pertenecían a una raza semítica llamada acadio, en honor a su capital, Agade o Akkad, una ciudad no lejos de Babilonia. Vivieron en la parte norte de Mesopotamia y se mezclaron con los sumerios, emulando sus logros anteriores y mejorando sus fórmulas de arte.Sus monumentos, estatuas y bajorrelieves son comparables con las mejores esculturas de Lagash en el período Gudea, pero su modelado es más fino, sus proporciones son más elegantes y tienen en grandes escenas un sentido de composición más animado. Su obra maestra es la estela de la victoria del rey Naram Sin, que representa al rey y sus tropas persiguiendo a sus enemigos hasta la cima de las colinas. Los enemigos caen postrados bajo sus pies y suplican misericordia. El rey se encuentra en una actitud noble con armadura completa, armas en mano, detiene la persecución y perdona a los últimos supervivientes.

El arte sumerio alcanza su pleno desarrollo en el período Gudea. Entonces se vuelve notable por la simplicidad de actitudes, por un estilo sobrio e incluso severo realizado en grandes superficies lisas en relieves y estatuas. Los escultores han logrado un tipo de trabajo nacional muy diferente al egipcio. Están menos preocupados por las proporciones y muestran una mayor originalidad en los detalles. Sus estatuas suelen ser cortas y gruesas, con cabezas demasiado grandes para los cuerpos, pero el modelado de las partes desnudas, a pesar de la dureza de la piedra, el minucioso cincelado de manos y dedos, está muy cerca de la naturaleza. Los ojos son grandes, con párpados rectos y profundamente cortados ligeramente hacia arriba en la esquina exterior. Las cejas son prominentes, delineadas por un surco profundo arriba y abajo, y sus arcos gemelos siempre se encuentran por encima de la nariz. Estas cejas gruesas unidas dan fuerza y ​​color al rostro y son características del arte sumerio, aunque los escultores asirios y persas trataron los ojos y las cejas de la misma manera.

Cabeza de la Diosa de perfil.
Número de objeto del museo: B16228

En muchos casos, las cuencas de los ojos están profundamente incrustadas y ahuecadas para recibir un ojo incrustado hecho de un trozo de concha. El iris puede ser un trozo de betún negro o de lapislázuli azul. Los egipcios usaban pasta o piedras de colores de la misma manera. Grandes ojos de calcedonia, ónix o cornalina, algunos de ellos con una inscripción cuneiforme, presentados por los reyes casitas hacia a. C. 1400 como ofrendas votivas en el templo de Nippur, no todas estaban destinadas a ser utilizadas como incrustaciones, sino que se inspiraron en la misma antigua tradición sumeria. Incluso las estatuas criselefantinas griegas que combinan oro y marfil no son independientes de la influencia oriental.

Las narices de las estatuas generalmente están rotas, pero cuando se conservan generalmente se encuentran casi rectas, o solo ligeramente curvadas, con una punta redondeada y bastante grande. El mentón es pequeño y firme. Las mejillas están enmarcadas en un óvalo corto con pómulos bien marcados, similar al tipo asiático que se encuentra también en sirios, judíos y armenios.

Las proporciones cortas tan notables en las esculturas sumerias están especialmente marcadas en los cuellos macizos, los pechos grandes y los hombros redondos, con la línea de los hombros unida muy por debajo de la oreja. Una expresión de dignidad y fuerza redime la torpeza de las figuras rechonchas.

La actitud común de muchas estatuas de adoradores de pie o sentados con las manos entrelazadas, la derecha en la izquierda, expresa la inmovilidad respetuosa del sirviente oriental que espera las órdenes de su amo. Muchas estatuas llevan una inscripción votiva grabada en los lados del trono, o incluso en las prendas, sobre los hombros o alrededor de las rodillas de la figura. Estas estatuas se depositaban comúnmente en un lugar sagrado frente a las estatuas o emblemas de los dioses. Su actitud, incluso en la estatua más pequeña, es religiosa. Son ofrendas votivas para recordar a los dioses las buenas obras del gobernante y para obtener una bendición especial en su vida y posteridad. A diferencia del escultor egipcio que apunta a la semejanza material que era tan importante para el culto a los muertos, el escultor sumerio produce cabezas impersonales de tipo convencional.

Estatua de diorita negra de la diosa Ningal. La inscripción registra la dedicación de la estatua por el Sumo Sacerdote, Enannatum, ca. ANTES DE CRISTO. 2080. La cabeza y los hombros están parcialmente restaurados. En el Museo Universitario.
Número de objeto del museo: B16229
Número de imagen: 8439

Las estatuillas femeninas no son raras. No fueron excluidos, como generalmente lo fueron por los asirios. El severo artista sumerio tuvo éxito en sus esfuerzos por expresar la gracia femenina mediante una atenuación progresiva del tipo nacional hasta un punto en el que el parecido cercano al tipo griego es muy notable. El mismo sentimiento griego se nota en el primer estudio de los pliegues, el relieve y la disposición de la prenda que intentó el escultor sumerio. Es bastante desconocido en Egipto y Asiria.

Este refinamiento y ablandamiento del tipo sumerio es especialmente evidente en el tercer período clásico, el de la Tercera Dinastía Ur, alrededor de A.C. 2200. El progreso de las escuelas de escultores y el desarrollo del gusto artístico habían provocado, naturalmente, un cambio de los tipos arcaicos, donde las formas cuadradas y angulares traicionaban el plan original, a través de las formas progresivamente menos severas del período Gudea, a la formas suaves, esbeltas, redondeadas del tercer período, que apuntaban cada vez más a la elegancia.

Antes de los tres períodos clásicos que representan los esfuerzos artísticos de una población mixta de sumerios y acadios, debe colocarse un período arcaico, más puramente sumerio, antes de A.C. 3000. Nadie que haya estudiado la estela de los buitres, el monumento más importante de este período, jamás confundirá u olvidará el tipo sumerio temprano con enorme nariz curvada, frente hundida, grandes ojos en forma de almendra, orejas anchas, cuello corto y ancho pecho, codos angulares, cabeza toda rapada y rapada, excepto en el caso del rey y el dios, finalmente la notable prenda en forma de enagua de lana con volantes, con orejeras colgantes gruesas imitando a un vellón.

La pequeña colección de cabezas de piedra, estatuillas y relieves que aquí se presentan pertenece a los mejores períodos de la escultura sumeria entre A.C. 2600 y 2100. Fueron descubiertos por la Expedición Conjunta del Museo Británico y nuestro Museo, por el Museo y Expedición # 8217 en Nippur, o fueron adquiridos por compra. Con la excepción de las esculturas, que, en la división hecha por los gobiernos de Constantinopla y de Bagdad, no fueron asignadas al Museo, los monumentos son propiedad del Museo y ocuparán un alto rango en la sala Ur entre la gran estela. de Ur-Nammu y las estatuas y relieves arcaicos de Tall-al - & # 8216Ubaid. Permitirán, por primera vez en este país, una visión cercana y un estudio del maravilloso arte sumerio que sorprende a muchos y deja la imaginación maravillada ante los inicios de la civilización.

Vista lateral de la estatua de la Diosa.
Número de objeto del museo: B16229
Numero de imagen: 8441

La cabeza de mármol blanco con ojos incrustados 1

La pequeña cabeza de una niña con el pelo largo y ondulado colgando sobre sus hombros y confinada en las sienes por un pañuelo fino, enrollado como una corona, es la joya de la colección. Los globos oculares están incrustados y consisten en un trozo de concha originalmente blanca, pero ahora se vuelve marrón dorado con la edad. Los iris son pequeños discos de lapislázuli azul. La viveza de los colores se suma al encanto de los ojos hundidos y da vida al rostro pequeño y redondo con su mirada tranquila y pensativa. Anteriormente se sabía que los ojos con incrustaciones de lapislázuli azul se habían utilizado para la decoración de las figuras de animales, de un toro con una cabeza de cobre y un león con una cabeza de piedra, pero se ven aquí por primera vez aplicados a un cabeza humana.

La cabeza fue encontrada en 1925 en Ur, dentro de los límites del templo hacia el ángulo sur, en ruinas que datan alrededor de A.C. 2190, cuando los reyes de Larsa eran señores de Ur, pero no está relacionado con las ruinas. Es un ejemplo de la bella y sencilla obra de la mejor época, de la época de Gudea. El tocado simple en forma de corona, el cabello largo ondulado simplemente dividido, que pasa por las orejas y cubre el cuello y los hombros, son notas distintivas en el traje de las mujeres sumerias de ese período. Un collar de cinco hileras rodea el cuello bastante corto.

La gran sorpresa es encontrar en el bello y delicadamente tallado rostro un acercamiento tan cercano al tipo griego ideal. El ojo. las cejas son prominentes, unidas por encima de la nariz, y se enfatizan de acuerdo con la regla sumeria, pero la expresión oriental se ha templado con una gentil gracia. Los ojos grandes en forma de almendra son hermosos y naturales, y se dibujan hacia arriba en las esquinas con la leve afectación de la mayoría de las cabezas del tipo Gudea. La barbilla pequeña y el rostro redondeado ovalado son bastante encantadores, al igual que los labios entreabiertos de los que quedan débiles rastros. La nariz está rota como de costumbre. Solo podemos conjeturar que era casi recto, con una ligera curva al final, como en la pequeña estatuilla & # 8220Longperier & # 8221 del mismo estilo en el Louvre.

Vista posterior de la estatua de la Diosa mostrando el pelo largo.
Número de objeto del museo: B16229
Numero de imagen: 8442

La estatuilla, una vez terminada, debió representar, como lo hace la del Louvre, una niña sentada en un trono cubiforme, con las manos modestamente entrelazadas sobre el pecho o sosteniendo una ampolla redonda llena de aceite perfumado, símbolo de las oraciones y ofrendas que fueron el preludio de un sacrificio ritual ante las estatuas de los dioses. El largo cabello flotante de Ishtar, diosa del amor, es la marca distintiva y el privilegio de la clase superior: reyes, príncipes y princesas, y también de la suma sacerdotisa, que generalmente es hermana o hija del rey. Su estatua como adoradora colocada en el templo delante de la estatua del dios era una ofrenda votiva por la vida y el largo y feliz reinado del gobernante. De la misma manera, el joven Samuel fue consagrado por su madre al servicio del Dios de Israel. Una inscripción en el trono puede haber formulado la oración votiva y definido el propósito conmemorativo de la estatua, como veremos en el caso del monumento que se describe a continuación.

La estatua de diorita negra de Ningal, la diosa de la luna 2

Esta estatua ha sido restaurada a partir de muchos fragmentos encontrados en 1926 esparcidos entre las cenizas y en el pavimento del templo Ningal en Ur. Los enemigos que destruyeron esta delicada obra de arte no fueron los elamitas, el enemigo hereditario de la frontera oriental, sino los recién llegados a la llanura del Éufrates, los amorreos de Babilonia. Una raza semita como los acadios, odiaban a los sumerios del sur y no tuvieron descanso hasta que rompieron su espíritu de independencia, destruyeron las murallas de Erech y Ur y abrieron para su propio beneficio la ruta comercial hacia el mar. El saqueo del templo y la cruel destrucción de los monumentos erigidos por antiguos reyes fueron incidentes invariables de estas expediciones militares. Casi al mismo tiempo, Abraham y su familia abandonaron la ciudad desolada y se trasladaron al norte a Harran, un cruce de las carreteras de las caravanas, donde el Dios de la Luna tenía otro santuario y el comercio era más próspero.

Esta pequeña figura femenina sentada con tranquila gracia y dignidad.
en su trono cuadrado no solo es una obra extremadamente delicada, sino que es invaluable como un registro bien fechado en la historia del arte en Sumeria. En tres lados del trono hay una larga inscripción que registra la dedicación de la estatua por Enannatum, el sumo sacerdote, hijo de Ishme-Dagan, rey de Isin, quien reconstruyó el templo de Ningal. La estatua, por lo tanto, fue tallada dentro de los diez años a.C. 2080.

Estatua de diorita negra de la diosa Bau sentada sobre sus patos y gansos simbólicos. ANTES DE CRISTO. 2400. Encontrado en Ur y ahora en el Museo de Bagdad.

La figura de la diosa conserva esa hermosa sencillez de actitud y la refinada elegancia impartida a las estatuillas femeninas desde el período Gudea. Está vestida al mejor estilo cortesano. Su largo cabello flotante está confinado por una simple diadema, y ​​usa una túnica larga de lana de un material conocido como kaunakes babilónicos. El cabello largo y una prenda de kaunakes siempre están confinados a los dioses y reyes. Lo más probable es que la estatua sea una figura de la suma sacerdotisa, la hija del rey y la personificación de la Diosa de la Luna en la tierra. Tiene las manos entrelazadas, la derecha en la izquierda, en actitud de respeto. Las uñas y los dedos están tallados con todo lujo de detalles. Esta actitud humilde no tiene por qué sorprendernos. Todas las estatuas con una inscripción votiva se colocaron en un lugar sagrado, frente a las imágenes de los dioses o sus símbolos. Esta es una ofrenda votiva por la vida del rey. Sobre la diadema, seis (1) clavos de cobre todavía fijados en la piedra original muestran que un adorno en forma de mitra probablemente de oro o de cobre dorado adornaba la cabeza de la estatuilla. La mitra con uno o cuatro pares de cuernos es el emblema tradicional de la divinidad y demostraría que esta figura que la lleva es la de la diosa misma. La actitud respetuosa de las manos unidas no está reservada exclusivamente a los sirvientes, sino que podría expresar la sumisión de Ningal a su esposo, el Dios de la Luna. Se encuentra en otras estatuas de diosas, como veremos en los dos ejemplos siguientes. Solo Ishtar está representada como una reina y un guerrero, armada con arco y cimitarra o sosteniendo un anillo y un cetro. Las diosas sumerias más antiguas interpretan el papel secundario de esposas fieles y castellanas a cargo del ganado, el estanque de peces, el corral de aves de corral, la despensa y el sótano.

Quedó lo suficiente de la estatua de Ningal para permitir una restauración completa. La coronilla de la cabeza con una línea de cabello sobre los ojos y las orejas es original. Se restaura parte de la base y de las faldas, ambos codos, el hombro derecho y la parte inferior del rostro. La cara que faltaba era el defecto más decepcionante de la estatuilla. Ha sido felizmente restaurada y copiada de una hermosa estatua sumeria de Lagash en el Louvre, que fue nombrada, por el tocado, & # 8220la femme a l & # 8217écharpe & # 8221 y es probablemente contemporánea de Gudea y también un ejemplo del mejor clásico. período. Quizás el cuello debería ser un poco más corto, así como la mandíbula inferior, el mentón más prominente y el óvalo de la cara no tan refinado. Pero estos son defectos menores en una reconstrucción por lo demás fiel al tipo original, en la que podemos disfrutar de la belleza y armonía de la obra de arte sin escrúpulos arqueológicos indebidos.

La túnica usada por la diosa y hecha de un material de lana especial, los kaunakes, se representa con frecuencia en sellos cilíndricos, pero no tan a menudo en estatuas. No representa una prenda con volantes sino, de manera convencionalmente simétrica, un material con pelo largo tejido a imitación del vellón natural de los animales. El cabello del niño presentado por un adorador (el fragmento de escultura ilustrado en la página 246), se arregla de la misma manera convencional. Las orejeras colgantes de lana están dispuestas en zonas siguiendo las líneas de la trama, como en la floccata griega moderna. Tiene el pelo largo solo de un lado. El chal rectangular de kaunakes echado sobre el hombro izquierdo fue usado por dioses y diosas y personas de alto rango. En la actual estatua femenina está confeccionada como una túnica con mangas. En Asiria y también en Persia, la floccata está reservada a los dioses. En Grecia suele ser una suntuosa cobertura en los sofás de los festivales.

Vista lateral de la estatua de la diosa Bau mostrando sus largos cabellos y el ganso a su lado. California. ANTES DE CRISTO. 2400.

Las densas masas de cabello de la diosa caen sobre sus hombros en hermosos rizos en un estilo verdaderamente real. Los dos rizos más cortos que descansan sobre su pecho en la parte delantera a la manera pre-victoriana han sido copiados de la estatua que se describe a continuación, que fue descubierta en la misma parte de las ruinas del templo de Ningal. Son habituales en las representaciones de la diosa Ishtar y tienen una gracia juvenil propia. El collar de cinco hebras se debe a la misma inspiración, así como el borde superior suelto de la túnica que descansa modesta y naturalmente sobre los hombros.

Los pies descalzos de la diosa descansan sólidamente en el suelo y, en la medida en que están representados, son una escrupulosa imitación de la naturaleza, fiel al más mínimo detalle. En las estatuas que representan una postura de pie, las partes anteriores de los pies solo están talladas, dentro de un pequeño hueco, para evitar la rotura de la estatua por un debilitamiento demasiado grande de la base. Se trata de un invento sumerio, tan legítimo como el tronco o soporte adoptado por los escultores griegos. En las figuras sentadas, los pies y la parte inferior de la prenda están libres a ambos lados, pero los talones todavía están enganchados en el bloque cuboide en el que está tallado el asiento de la diosa.

El asiento, en su severa sencillez, tiene estilo y elegancia. El asiento, las piernas y los peldaños son un excelente desarrollo del asiento cubiforme simple de las estatuas anteriores. Las perillas de metal protegen los pies y elevan el asiento por encima del suelo. Sus curvas elipsoidales contrastan agradablemente con las líneas rectas del resto del asiento. Los paneles planos están llenos de la inscripción, que respeta los límites del marco con la delicada moderación y el sentido de armonía del verdadero arte.

Los clavos de cobre todavía visibles alrededor de la base muestran que estaba decorada con adornos aplicados, una banda de metal o trozos de concha grabada. Se utilizaron dos orificios debajo de la base para fijarlo en un pedestal. Un agujero rectangular cortado dentro del cuello y visible antes de la reconstrucción sugiere que la cabeza fue tallada por separado y fijada.

El Museo tiene en esta pequeña estatuilla un muy buen ejemplo de arte sumerio. La siguiente, y en este caso una estatua completa, fue retenida por el Museo de Irak en Bagdad. Fue descubierto al mismo tiempo y en el mismo lugar que los fragmentos de la estatuilla de Ningal, y representa a otra diosa familiar.

Estatuilla de una diosa sentada. Su trono está decorado con vasijas de medir. Encontrado en Nippur.
Número de objeto del museo: L-29-214

Una estatua de diorita de la diosa Bau3

Esta pequeña figura rechoncha tan pronto como fue descubierta en Ur se hizo familiar entre los excavadores árabes como & # 8220Mother Goose & # 8221, debido a los cuatro gansos, dos de los cuales sostienen sus pies mientras dos flanquean su trono. Este no es un asiento real sino simbólico, formado por tres poderosas ondulaciones de las aguas del Éufrates. ¿No se sienta todavía el Lord Canciller de Inglaterra sobre un saco de lana por una razón relacionada simbólicamente con su alto cargo?

Bau es la esposa del dios Ningirsu, el patrón de Lagash, una ciudad a sesenta kilómetros al norte de Ur en el gran corte, el Shatt-el-Hai, que se une al Tigris y al Éufrates. La ciudad vieja está en el límite de la tierra pantanosa, un paraíso para todo tipo de aves acuáticas, pero especialmente para patos, gansos y pelícanos. Mientras que su marido era un gran guerrero y llevaba en su escudo de armas el águila, el famoso pájaro Imgig de Lagash, Bau se preocupaba por las aves de un tipo más humilde, aquellas que servían de alimento.

La fama de nuestra pequeña diosa se extendió rápidamente. Los jeques locales dejaron sus palacios de barro para visitarla en el campamento. Notables y boy scouts de la ciudad más cercana vinieron en recorridos especiales para verla hasta que el gobierno de Irak se dio cuenta de su existencia y la reclamó para su Museo en Bagdad, como una de las representantes más antiguas de la tierra y como una obra de arte rara para la integridad de su conservación.

La actitud de respeto digno expresada por las manos unidas es la misma que en la estatua de Ningal. Idéntica es la túnica de kaunakes, con mangas y siete zonas de bandadas zumbando, el collar de cinco hilos, los pies descalzos, los mechones victorianos colgantes.El cuello corto y la cabeza maciza son muy característicos del arte sumerio, que no se preocupaba demasiado por las proporciones reales. Recuerdan una estatua muy achaparrada del patesi Gudea que ahora se ve intacta en el Louvre. Debemos reconciliarnos con ese desprecio de las verdaderas proporciones, que, sin embargo, no sorprendió al artista sumerio.

Vista posterior de la estatuilla de la diosa sentada que muestra dos medidas diferentes en relieve en el trono.
Número de objeto del museo: L-29-214

La verdadera diferencia con la estatua de Ningal está en la forma del tocado y en algunos detalles técnicos en el tallado del rostro. Las cuencas de los ojos están ahuecadas y preparadas para la incrustación, que falta. La nariz fue tallada por separado y también falta. Podemos sospechar que se cortó para reparar un accidente o un defecto en la piedra. El tocado no es una simple diadema, sino un pañuelo que cubre la parte superior de la cabeza y se enrolla como una corona. El cabello largo, a excepción de los dos rizos en el frente, no se permite que cuelgue suelto, pero está atado en la espalda en un moño de matrona. El cuello corto se muestra a continuación y los omóplatos se modelan cuidadosamente bajo el grosor de la prenda de lana. El mismo sentido pre-griego de pliegues en la prenda es visible en la curva de la espalda y debajo de los brazos. El encanto primitivo ingenuo de la estatuilla apenas se ve empañado por la gordura de la figura.

Una estatua sin cabeza de Nippur 4

La estatuilla sin cabeza de Nippur, de la que solo tenemos una fotografía, es del mismo estilo, pero de ejecución mucho más tosca. La actitud de la figura sentada con las manos entrelazadas, la túnica con mangas de kaunakes, la forma cuboide del trono, los pies descalzos no completamente desconectados del bloque, pertenecen a la misma época y tradición. La estatua, por lo que se puede juzgar por una fotografía, parece haber sido tallada en piedra caliza blanda y no en diorita. El dibujo de los dedos y las líneas onduladas de los kaunakes muestran un descuido que podríamos esperar en el material más pobre.

El principal interés de la figura se deriva del evidente significado simbólico de las vasijas de un litro y una pinta con las que está decorado su trono. Sabemos que en el templo de Lagash había una bodega de los mejores vinos de montaña. Tenemos listas de los vinos tintos y blancos de las llanuras, colinas y montañas de las bodegas del rey Nabucodonosor, y los excavadores alemanes sugirieron que las bodegas abovedadas debajo de los llamados jardines colgantes de Babilonia, una de las maravillas del mundo —Debe haber sido el lugar más fresco para conservar los frascos sellados. Cuatro tipos de vasijas están representadas en dos lados del trono. Debe haber habido otros dos tipos en el tercer lado de los cuales no tenemos fotografía. Uno es un jarrón cilíndrico redondo. Jarrones de alabastro de esa forma, con un cartucho con el nombre de la Diosa de la Luna, se han encontrado en Ur y se conservan en el Museo. El segundo vaso, la unidad de medida llamada por los sumerios a qa, es muy interesante por su forma cónica. Colocado en manos de los dioses, lleno de aceite perfumado, si no de vino selecto, era un símbolo de oraciones y ofrendas, rico en significado. El segundo y tercer jarrones son receptáculos más grandes bien representados en nuestras colecciones de cerámica de Ur y Nippur. Aún no se ha establecido si son medidas estándar o tienen algún otro propósito especial.

Estatua de piedra caliza de una suma sacerdotisa, vestida al estilo del período Gudea. California. ANTES DE CRISTO. 2400. Encontrado en Babilonia. En el Museo Universitario.
Número de objeto del museo: B8960

Una adoradora con el chal con flecos 5

Esta obra en miniatura, traída de Babilonia por el Dr. J. P. Peters en 1890, es una de las primeras adquisiciones del Museo. También es una exquisita pieza de arte sumerio. El modelado del cuerpo, el cuello, el cuello, los hombros y la espalda por debajo del mantón pertenece al mejor período después de Gudea, cuando la severa sencillez se templaba con una gracia y una elegancia muy próximas al ideal del arte griego. La pequeña estatuilla está tallada en piedra caliza blanda de grano muy fino. Por proporciones armoniosas y delicado encanto femenino, se puede comparar con dos hermosas estatuillas del mismo estilo, & # 8220La femme a l & # 8217écharpe & # 8221 de Tello, y una estatuilla de marfil de Susa. Se inscribió en el catálogo de la sección — C.B.S. 8960 — con otras siete piezas, compradas por orden del Dr. J. P. Peters, a través del Arab Obeid, el 1 de julio de 1890, por 311 piastras, y se decía que procedía de Babil. Ya es hora de que esta encantadora dama sumeria sea presentada a los lectores de la REVISTA.

Tiene la actitud tradicional del adorador de pie frente al dios, con las manos entrelazadas, esperando órdenes con respetuosa dignidad. Su tipo es decididamente oriental, con nariz ligeramente curva, mejillas redondas, labios carnosos y las líneas generosas de la feminidad en toda regla. Las cuencas de los ojos, profundamente hundidas, fueron preparadas para incrustaciones de acuerdo con la antigua tradición que apuntaba a una mayor apariencia de vida del rostro a través de un brillante contraste de colores. Las cejas estaban hechas de una pasta coloreada colocada en un profundo surco arqueado. La misma técnica se ve en viejas máscaras de terracota donde los ojos y las cejas eran de pasta bituminosa negra incrustada. El mismo gusto por la policromía puede explicar por qué la parte posterior de la cabeza de la estatuilla está aplastada más allá de las verdaderas proporciones y manchada con betún tal vez a imitación de una masa de cabello oscuro. O quizás se le añadió una peluca artificial y una mitra a modo de corona y se fijó con betún en la cabeza. El metal brillante y el cabello oscuro se habrían combinado en un efecto muy feliz. Un corte profundo en la espalda en forma de letra Y con un agujero en el punto de encuentro de las tres ramas sugiere la fijación de un adorno artificial detrás. Los adornos comunes, un collar de cuatro hilos y brazaletes que muestran una disposición similar de cuatro anillos soldados entre sí, están tallados en la piedra en bajo relieve.

Disco de alabastro calcítico encontrado en Ur. El relieve muestra a la suma sacerdotisa presidiendo una libación. Según la inscripción en la parte posterior, es hija del rey Sargón de Kish. California. ANTES DE CRISTO. 2700.
Número de objeto del museo: B16665
Número de imagen: 139229a

La elegancia y sencillez del vestido merecen atención. Ya no es una túnica de kaunakes con mangas, de ese mejor material reservado a dioses y diosas. El largo mantón rectangular que quedó intacto tal y como salió del telar se envuelve alrededor del cuerpo con un sorprendente efecto escultórico. Se extiende por delante sobre el pecho, pasando por debajo de los brazos, y se cruza por detrás, con los dos ángulos extremos echados sobre los hombros y colgando por delante donde se sujetan con los brazos cruzados. El resultado de tal cortinaje en el modelo vivo es encantador y se asemeja mucho al modo de llevar el mantón español en su país de origen. Los imperdibles o las fibulas pueden haber contribuido a la seguridad de todo el ajuste. Los flecos son los extremos vibrantes de la urdimbre. Se han añadido bordados a los lados de la trama. El largo surco debajo del brazo izquierdo puede haber sido cortado posteriormente para algún adorno con incrustaciones o para hacer reparaciones o puede indicar una apertura natural del chal como en ciertas estatuillas de Lagash y Susa.

Una Hija de Sargón, Suma Sacerdotisa de Ur 6

Este disco de alabastro calcítico, redondo como la luna llena, con un bajorrelieve en un lado y restos de una inscripción en el otro, es un importante monumento de arte e historia. El relieve muestra una escena de sacrificio. La suma sacerdotisa con su mejor vestido de volantes preside la libación ritual vertida en el altar por el sacerdote rapado y afeitado. La siguen otros dos sacerdotes que llevan palmas (?), Un bastón de oficina (?) Y probablemente un balde de agua bendita. Los chorros de líquido se reciben en un gran jarrón en forma de reloj de arena, colocado en el nivel inferior de un altar piramidal escalonado. Aún quedan visibles cinco escalones. La escena es una reproducción de un acto ritual en el templo, probablemente en un día festivo especial, cuando la luna llena estaba en lo alto sobre el zigurat en las primeras horas de la noche y, podemos conjeturar, en primavera cuando las palmeras están en flor. ¿Por qué no en un palmeral cuando la víspera era fresca? Se conocen textos que dictaminan que el propio rey debe realizar este rito en tales circunstancias. Toda la composición tiene la sencillez y elegancia de una & # 8220theory & # 8221 griega o procesión sagrada. Aunque muy mutilada, la pieza muestra un alto grado de habilidad artística y una técnica real en bajorrelieve. Cada figura está dibujada por separado con un valor completo propio en un campo abierto, pero está conectada por gesto o actitud con la acción religiosa única. Las proporciones son naturales, incluso elegantes, y carecen de la torpeza de algunas de las figuras rechonchas del período Gudea.

La inscripción del reverso completa el valor del monumento. Registra su dedicación por En-hedu-anna, suma sacerdotisa de Ur, esposa del Dios de la Luna e hija de Sargón, rey de Kish. Es nuestro monumento más antiguo y bien fechado. En esta revisión de Sumerianart, debería ocupar el primer lugar como representante del primer período clásico. El hecho de que la suma sacerdotisa sea al mismo tiempo esposa del Dios de la Luna, desempeñando en la tierra el papel de Ningal, es una información bienvenida que une la cadena de pruebas. El último rey de Babilonia, Nabonido, instaló a su hija como suma sacerdotisa en Ur, restaurando así una tradición que se remonta a otra suma sacerdotisa, hermana de Rim-Sin, rey de Larsa alrededor de A.C. 2000. Doscientos años antes, Me-Enlil, una hija del rey Shulgi, pudo haber ocupado el mismo puesto de suma sacerdotisa. Esto es cierto en el caso de la hija de Sargón sobre A.C. 2600. La misma interpretación debe aplicarse al bajorrelieve arcaico de piedra caliza, publicado en el MUSEUM JOURNAL, septiembre de 1926, con detalles como la desnudez completa del sacerdote, que pertenecen a un período muy primitivo antes de A.C. 3200. Durante casi dos mil años podemos seguir y ayudar en el ritual diario en Ur, ya que se realizaba mucho antes y después de los días de Abraham. Podemos ver con nuestros ojos el papel que juega la suma sacerdotisa, hija o hermana del rey, presidiendo los actos rituales realizados por los sacerdotes afeitados adscritos a la casa del Dios de la Luna. La princesa también es la esposa del Dios de la Luna, puede revelar sus secretos y pronunciar oráculos en su nombre. Ella verdaderamente une en su persona los poderes humanos y divinos. Y no debemos sorprendernos de ver a un rey de Babilonia, Adad-apal-idinnam, reclamar una relación cercana:emú, suegro — del Dios de la Luna. Muchos reyes de Larsa antes que él fueron elevados a la gloria de los amados maridos de Ishtar.

La suma sacerdotisa En-hedu-anna usa la túnica con mangas de kaunakes que le queda bien como Diosa de la Luna en la tierra. Su largo cabello le cae por la espalda y tres trenzas descansan sobre su pecho. Una diadema en forma de corona hecha de un pañuelo enrollado (?) Está atada alrededor de su cabeza. Su mano derecha se eleva al nivel de su rostro en señal de adoración. Su mano izquierda está demasiado mutilada para mostrar si llevaba un bastón o un cetro. Por rara buena fortuna, el pequeño fragmento de su cabeza fue recuperado en las ruinas del templo de Ningal, a cierta distancia de los otros fragmentos que estaban esparcidos por el pavimento de aproximadamente a. C. 2100. La nariz redondeada, los labios gruesos, los grandes ojos almendrados y las cejas profundamente incisas del tipo femenino sumerio se conservan aquí mejor que en la cabeza de mármol con ojos incrustados.

Detalle de disco de alabastro calcítico en el que se aprecia la túnica, diadema y tocado de la suma sacerdotisa.
Número de objeto del museo: B16665
Número de imagen: 190621

El sacerdote libator lleva una túnica de lino ajustada que probablemente pasa por encima del hombro izquierdo, dejando el brazo derecho y el hombro desnudos. Sostiene con ambas manos unidas alrededor del pie el jarrón con un pico largo que se usaba para la libación. Este es un tipo tradicional de vasija sagrada y un gesto tradicional. El jarrón en forma de reloj de arena en muchos casos tenía palmas verdes y racimos de dátiles plantados en él listos para recibir el chorro de agua. El altar de cinco escalones es un nuevo modelo del altar de piedra con una repisa conocida por los sellos antiguos.

Este monumento, ahora propiedad del Museo, fue descubierto en Ur en 1926. Cada figura del relieve mide 9 mm. elevado.

Una cabeza diorita de Gudea 7

Este nuevo ejemplo de la clásica cabeza con turbante del famoso gobernador de Lagash es una feliz adición a la pequeña colección de estatuas del Museo. Fue adquirido a un comerciante de antigüedades y se decía que procedía de Tello, el sitio moderno de Lagash. Está bien conservado, la nariz intacta, lo que es una rara suerte entre tantas cabezas mutiladas.

Cabeza diorita de Gudea. Probablemente encontrado en Tello-Lagash. California. ANTES DE CRISTO. 2400. En el Museo Universitario.
Número de objeto del museo: B16664
Numero de imagen: 7770

Gudea fue un gran gobernante y un gran mecenas del arte. Amaba esa alta forma de arte, la escultura redonda, e hizo que sus estatuas fueran cortadas por docenas en diorita dura y colocadas como monumentos en todos los santuarios y capillas de su piadosa ciudad. Las inscripciones están talladas en el frente, la espalda o los lados de tales estatuas y en las prendas o en el asiento, cada una dedicada a un dios o diosa especial y que contiene detalles gráficos, rituales, mitológicos y, a veces, históricos que explican su propósito y ayudan. nosotros para escuchar la voz misma del pasado. Por supuesto, todas estas estatuas no fueron talladas y erigidas al mismo tiempo, sino que representan diferentes períodos de un largo reinado. A pesar de las convenciones escolares de tipo sumerio, un intento de retratar es obvio. Algunas cabezas representan al joven Gudea, otras pertenecen a su edad madura. Sus actitudes también se diversifican. Está sentado o de pie, con las manos entrelazadas o sosteniendo de rodillas el famoso plan elaborado con la regla y el lápiz del arquitecto en una gran tablilla de arcilla blanda.

La historia de estas estatuas y de su descubrimiento forma un capítulo interesante de la investigación sumeria. Fueron prácticamente los primeros monumentos que revelaron al mundo, hacia 1880, la importancia y los logros de la antigua escuela de escultores sumerios. En la misma parte de las ruinas, en el mismo patio y antesala donde habían sido reunidas, más de dos mil años después de Gudea, se encontraron ocho estatuas, cuatro sentadas y cuatro de pie, algunas de ellas un poco más grandes que el natural, por el último gobernante local de Lagash poco antes de la era cristiana. Su nombre era Adadnadin-ahe. En sus inscripciones usó tanto el arameo como el griego, como el habitante moderno de Irak usa el árabe y el inglés. Su colección de estatuas es ahora la gloria del Museo del Louvre. Desafortunadamente, ninguna de estas estatuas se encontró con la cabeza intacta y las pocas cabezas con o sin turbante que luego se recuperaron en las ruinas no se ajustaban a los cuerpos. Hasta 1903 no se encontró un cuerpo al que se le ajustaba exactamente una cabeza con turbante descubierta tres años antes, y los arqueólogos tuvieron la satisfacción de ver una estatua sumeria completa. El resultado fue bastante decepcionante, la figura rechoncha era desproporcionadamente baja y la cabeza demasiado grande para el cuerpo. El bello modelado de la cabeza, las manos, los pies y de las partes desnudas en general, el primer intento conocido de representar los pliegues en la prenda, y la magistral técnica en el corte de la piedra dura compensaron en cierto grado el desprecio de las proporciones. .

Vista lateral de la cabeza de Gudea, mostrando la nariz casi recta.
Número de objeto del museo: B16664
Numero de imagen: 7771

Otro descubrimiento importante de las estatuas de Gudea, de su hijo o de un sucesor, aparentemente reunidas en una habitación, fue hecho en Lagash hace dos o tres años por los árabes que excavaban en secreto. Encontraron su camino en los mercados europeo y americano y fueron adquiridos a un costo considerable por varios museos. La mejor estatua de Gudea, y una completa, con una cabeza con turbante, es ahora el orgullo de la Glyptotheca Ny-Carlsberg en Copenhague. Se ha añadido a la colección del Louvre una estatua de Ur-Ningirsu, hijo de Gudea. No tiene cabeza, pero está tallada en un rico alabastro yesoso marrón y tiene una base notable decorada con figuras en relieve de criados barbudos que presentan ofrendas. Scheil ha publicado otra estatua de la adolescente Gudea con cabeza, pero sin pies, y vestida con un elegante chal bordado, que parece estar en manos privadas en Bélgica. Una cuarta estatua de Ur-Ningirsu, sumo sacerdote de Nina en la época del rey Ibi-Sin, parece haber llegado a Berlín. Como la estatua del Louvre, no tiene cabeza. La cabeza de Gudea, publicada recientemente por el Museo de Bellas Artes de Boston, probablemente originaria de Lagash, fue comprada en Bagdad entre 1865 y 1870 y estuvo en Irlanda en manos privadas durante muchos años, utilizada ignominiosamente para mantener abierta la puerta de un jardín. Este y el jefe del Museo de la Universidad son los dos primeros ejemplos que se exhibirán en este país de estas maravillosas esculturas sumerias, mientras que el Louvre seguirá siendo durante mucho tiempo el tesoro del arte sumerio con sus nueve estatuas de gran tamaño, cuatro cabezas separadas y más de veinte estatuillas.

Cabeza del tipo Gudea encontrada en Nippur. El rostro juvenil muestra la misma nariz recta que en la otra cabeza de este tipo.
Número de objeto del museo: L-29-212

El estilo de las cabezas de diorita de Gudea es bien conocido y ha sido minuciosamente estudiado. Podemos resumirlo en unas pocas líneas. Toda la obra es sobria, incluso severa, está tallada en piedra dura y todavía muestra el plan primitivo, con una gracia atenuada. Los ojos son grandes, en forma de almendra, con párpados profundamente incididos y estirados hacia arriba, por un peculiar manierismo, hacia el ángulo exterior. Sin embargo, son heterosexuales y no mongoloides. Las cejas son prominentes, arqueadas, subrayadas y se unen por encima de la nariz. La nariz es sorprendentemente recta y se aproxima al perfil griego. La boca está bien formada y es pequeña, como el mentón corto que sobresale. Las mejillas redondeadas son casi ovaladas, con pómulos bien marcados que dan fuerza y ​​carácter al rostro. La tranquila dignidad de los rasgos se ve atenuada por una plácida sonrisa. El gobernador de Lagash no tiene nada del imperioso señor de la guerra de Asiria. Su autoridad tradicional se basa en una base religiosa, siendo el patesi el padre de la ciudad y sumo sacerdote en el templo. Por eso tiene la cabeza rapada como las del resto de la comunidad sacerdotal. El cuero cabelludo recién cortado se cubre con el turbante de lana tan característico del período Gudea. La masa del tocado se ha simplificado y reducido a un artilugio doblado simétricamente que rodea sus sienes. La superficie muestra una multiplicidad de diminutos relieves redondos dispuestos en los cuadrados de una tracería regular de tablero de ajedrez. Los relieves redondos, generalmente decorados con espiral, representan una especie de chinchilla o tela bordada. El aspecto general sugiere el moderno gorro de Astracán de Persia. Pero nadie que haya experimentado el clima tórrido de Lagash pensaría ni por un minuto en usar un gorro de piel en esa región.

Cabeza con turbante encontrado en Nippur

Otra cabeza del tipo Gudea fue encontrada en Nippur durante la Cuarta Expedición pero no fue asignada al Museo. Se anotó en el diario de Haynes el primero de agosto de 1899, de la siguiente manera: & # 8220 Trabajo en Temple Hill.Cerca de la esquina este y también cerca de la posición del torso hallada en 1896 se encontró una pequeña cabeza de una estatuilla del tipo Tello, con turbante en la cabeza, que muestra el tipo general de kefieh que usan los árabes hoy en día de una manera diferente. . & # 8221 Tenemos dos fotografías (Nos. 19 y 496) que fueron tomadas en el campo.

La técnica es muy parecida a la de la cabeza anterior, pero con líneas más suaves de ojos, nariz y cejas. Representa un tipo más juvenil. La nariz está perfectamente conservada. Es corto y recto. Los ojos se dibujan hacia arriba en los ángulos externos, las cejas se encuentran pero menos marcadas de lo habitual. La piedra debe haber sido diorita, pero esto no se indica.

Fragmento de estatua de piedra que representa a un adorador que ofrece a un cordero o cabrito el tratamiento convencional del vellón se asemeja al de la tela conocida como kaunakes. Encontrado en Nippur. California. ANTES DE CRISTO. 2300.
Número de objeto del museo: B12290

Adorador que ofrece un cordero o un cabrito

Este fragmento de escultura fue encontrado, probablemente en Nippur, durante la Cuarta Expedición. Al menos podemos conjeturarlo a partir de una fotografía de él conservada entre otras tomadas en el campo, pero no hay ningún número adjunto ni ningún otro registro relacionado con él. Es especialmente interesante para el tratamiento convencional del pelo del animal ofrecido, cabrito o cordero, por el adorador. La disposición del cabello en zonas regulares justifica la interpretación de los kaunakes de lana como material tejido a imitación de un vellón. El hombro derecho del adorador y las huellas de su brazo derecho sosteniendo al cordero aún son visibles. El brazo y el hombro estaban desnudos, como lo muestran los pliegues de la prenda dibujados debajo del pecho derecho. Esta es la actitud tradicional del adorador que presenta una ofrenda de un animal y una copia del mismo tipo se encuentra en muchas terracotas. Las largas orejas del animal sugieren un cabrito más que un cordero.

El artista sumerio olvidado desde hace mucho tiempo ahora tendrá su lugar en nuestras colecciones. Su gran antigüedad y maravillosos logros elevarán un nuevo estándar en la historia de la civilización, plantearán un nuevo problema del origen y transmisión de ese fuego celestial, el & # 8220mens divinior. & # 8221 & # 8220En prona mutantur in annos. Prima cadunt. . . & # 8221 ¿Pero no es el arte una fuente perenne de la juventud?

1 Altura 95 mm. C.B.S. 15228. Catálogo de campo Ur 6782.

2 Altura de la estatua restaurada 24 cm. ancho en los codos 105 mm. base 12 x 10 cm. C.B.S. 16229. Catálogo de campo Ur 6352. Restaurado por la Srta. M. L. Baker.

3 Altura 29 cm. Catálogo de campo Ur 6779.

4 Probablemente de la Cuarta Expedición a Nippur. Fotografías núms. 224, 225, 226.

6 Diámetro 265 mm. C.B.S. 16665. Catálogo de campo Ur 6612.

7 Alto 10 cm ancho del turbante 83 mm. oreja a oreja 6 cm. C.B.S. 16664.

Citar este artículo

Legrain, L .. "Esculturas sumerias". El diario del museo XVIII, no. 3 (Septiembre de 1927): 217-247. Consultado el 16 de junio de 2021. https://www.penn.museum/sites/journal/8992/

Este artículo digitalizado se presenta aquí como referencia histórica y es posible que no refleje las opiniones actuales del Penn Museum.


Rara placa sumeria regresará a Irak con la ayuda del Museo Británico

Una escultura de piedra caliza de 4000 años se exhibirá temporalmente antes de regresar a Irak.

Te quedan 2 artículos gratuitos más

El Museo Británico y la Unidad de Arte y Antigüedades del Servicio de Policía Metropolitana trabajaron juntos para identificar la placa de la pared de piedra caliza después de que se planeó que fuera ofrecida a subasta en Timeline Auctions en mayo de 2019.

El Servicio de Policía Metropolitana (Unidad de Arte y Antigüedades) fue alertado sobre la venta y los expertos del Museo Británico pudieron identificarlo como originario de un antiguo templo sumerio de alrededor del 2400 a.C.

Tras nuevas investigaciones, el consignatario rechazó la placa. El museo dijo que el artículo había sido retirado ilegalmente de Irak.

Las placas del templo como esta son raras y solo se conocen alrededor de 50 ejemplos.

Los rastros de quema son una característica encontrada en algunos excavados previamente en el sitio de Tello / Girsu, donde el Esquema de Irak financiado por el DCMS del Museo Británico ha estado llevando a cabo capacitación y excavaciones arqueológicas, y es posible que provenga de allí.

Este sitio fue excavado y saqueado extensamente a fines del siglo XIX y principios del XX, y nuevamente fue saqueado en la década de 1990 durante la Guerra del Golfo, y más recientemente en 2003 durante la Guerra de Irak.

Tras una breve exhibición pública en Londres, será repatriado a Irak.

Patrimonio cultural

El museo describió esta pieza como un "nuevo descubrimiento emocionante e importante".

Hartwig Fischer, director del Museo Británico dijo: “El Museo Británico está absolutamente comprometido con la lucha contra el comercio ilícito y los daños al patrimonio cultural. Me complace que podamos ayudar en el regreso de este importante objeto a Irak, a través de la Embajada de la República de Irak en Londres.

“Este caso es otro buen ejemplo de los beneficios de que todas las partes trabajen juntas, en este caso museos, departamentos gubernamentales y la Policía Metropolitana, para combatir el saqueo y proteger el patrimonio cultural”.

El DI Jim Wingrave, especialista central en delitos del Servicio de Policía Metropolitana, dijo: “Sabemos que su país de origen ha sido saqueado extensamente durante muchos años, especialmente durante tiempos de conflicto. Para que los compradores estén seguros de que no están adquiriendo material ilícito y alimentando el comercio de antigüedades robadas, deben realizar un proceso de debida diligencia antes de cada compra ".


Estatuas

Hay estatuas en redondo, del verdadero período sumerio, que evidencian una aptitud para el medio escultórico pleno, aunque no hay nada que se acerque a la nobleza y la sutil expresividad estética de la escultura figurativa egipcia del período del Imperio Antiguo. De hecho, desde el siglo treinta y uno hasta la época del rey Gudea, alrededor del siglo veinticinco, parece haber muy pocos cambios en las convenciones del arte y, ciertamente, ninguna gran mejora en la habilidad. Algunas de las estatuas posteriores de cuerpo entero del rey Gudea son enormes, efectivamente simplificadas y reposadas, pero hay poco de la vida escultórica interior, de la expresividad plástica, que tanto distingue la talla rupestre contemporánea a lo largo del Nilo.


La lente de cristal de Nínive (Kuyunjik, Irak)

En 1853, Sir David Brewster (1781-1868) presentó una lente a la Asociación Británica para el Avance de la Ciencia que había sido encontrada en las excavaciones de Austen Henry Layard (1817-1894) en Nínive (Kuyunjik, Irak). Se había encontrado en depósitos fechados hacia el año 600 a. C. y, aunque no se cuestionaba su procedencia, se plantearon dudas sobre su función. Si bien funciona claramente como una lente, se pensó que se había utilizado como decoración en una pieza de joyería.

El primer vaso fue sumerio. (1)

Artículo: El independiente. 22 de marzo de 1997.

El análisis químico ha identificado una fábrica de cerveza de 6.000 años en un sitio arqueológico en lo que ahora es el Irán moderno. La evidencia, que se publicó recientemente en la revista científica Nature, sugiere que la fermentación de la cebada se practicó por primera vez en Sumeria (sur de Babilonia) entre el 4000 y el 3000 a. C. La civilización sumeria ocupó la llanura aluvial entre los ríos bajo Tigris y Éufrates, tierra que hoy es compartida principalmente por Siria e Irak. Una de las civilizaciones alfabetizadas más antiguas, los sumerios tenían un sofisticado sistema de agricultura, en el que se utilizaba el riego para cultivar cereales, incluida la cebada.

Hacia fines del año pasado, los arqueólogos encontraron un frasco de fines del cuarto milenio antes de Cristo en Goden Tepe (justo dentro de la frontera con Irán). Tiene ranuras que contienen trazas de oxalato de calcio, el componente principal de la 'piedra de cerveza', una sustancia que se deposita en las superficies de los tanques de almacenamiento de bebidas fermentadas elaboradas a partir de cebada. Los únicos otros alimentos que contienen una cantidad apreciable de oxalatos son las espinacas y el ruibarbo, ninguno de los cuales juega un papel clave en la dieta humana.

Los arqueólogos que trabajan en este antiguo artefacto, Rudolph Michel y Patrick McGovern de la Universidad de Pensilvania, y Virginia Badler de la Universidad de Toronto, han llegado a la conclusión de que se utilizó como recipiente para una bebida de cebada fermentada. Si este es realmente el caso, entonces se han topado con el registro más antiguo de tal elaboración en la historia.

Mapa babilónico del mundo.

El "mapa del mundo" babilónico del Museo Británico, Londres, fue durante mucho tiempo considerado el mapa más antiguo existente. El mapa fue elaborado en Babilonia y es el único mapa babilónico dibujado a escala internacional. Es una copia neobabilónica (período persa, alrededor del 500 a. C.) de un original que data del período sargonida, alrededor de finales del siglo VIII o VII a. C. La tablilla de arcilla es un dibujo y una descripción textual del cosmos babilónico. Está orientado al noroeste. (No se sabe si el texto cuneiforme adjunto se compuso junto con el mapa). Es el único mapa conocido del mundo que data del período neobabilónico. Todos los demás mapas tienen un enfoque puramente local.

Las baterías de Bagdad: ( AD225-640).

La construcción de un ferrocarril en Bagdad en 1936 descubrió un cilindro de cobre con una barra de hierro, entre otros hallazgos del período parto. En 1938, estas fueron identificadas como células eléctricas primitivas por el Dr. Wilhelm Konig, entonces director del laboratorio del museo de Bagdad, quien relacionó el descubrimiento con otros hallazgos similares (cilindros, varillas y tapones de asfalto iraquíes, todos corroídos como por algún ácido, y unas pocas varillas delgadas de hierro y bronce que se encuentran con ellos). Concluyó que su propósito era galvanizar joyas de oro y plata.

'Lamassu' mesopotámico de Khorsabad. (Peso estimado 30-40 Toneladas).

Gilgamesh: de Europa al valle del Indo:

Durante mucho tiempo se sospechó que existía una conexión entre los primeros egipcios dinásticos y los sumerios. El cuchillo encontrado en el cementerio real de Abydoss (derecha), con su representación de Gilgamesh, es prueba suficiente, pero la siguiente información sugiere que los sumerios eran más multiculturales de lo que se pensaba originalmente.

Gilgamesh en Mohenjo Daro, Valle del Indo (izquierda), Sumeria (centro) y Abydoss, Egipto (derecha).

La figura de 'Gilgamesh' es una imagen sumeria icónica, que se encuentra en otras civilizaciones prehistóricas como el Egipto dinástico temprano y el valle del Indo. Curiosamente, la misma figura, pero con una mujer entre los felinos, se encuentra en otros lugares prehistóricos como el micénico, el anatolio y el maltés.

Si nos remontamos más en la prehistoria de Anatolia a Catal hoyuk (8.000 a.C.), por ejemplo, también podemos comparar la figura de una gran mujer sentada en un trono flanqueada por leones o leopardos (derecha). La diosa de la tierra europea prehistórica o Cibeles (izquierda), también se representa a menudo entronizada con leones, al igual que la diosa de la montaña minoica (centro).

Quizás sea interesante notar, en relación con las imágenes prehistóricas de una Diosa-Madre-Tierra con leones a cada lado, que los egipcios usaban el símbolo de dos leones 'Aker' para representar el horizonte. En este contexto, podemos ver a través de estas imágenes icónicas anteriores de una diosa madre-tierra femenina flanqueada por felinos, una representación de la propia Tierra literal.

Los mismos símbolos se usaron más tarde como 'guardianes' de ciudades importantes, templos, etc.

(De izquierda a derecha: Persépolis, Alaya Huyuk, Micenas)

Las focas del valle del Indo.

(Génesis. Capítulo 11) - 'Y sucedió que mientras viajaban desde el este, encontraron una llanura en la tierra de Shinar, y vivieron allí.'.

Los arqueólogos pueden utilizar tanto el comercio de sellos como las distancias entre los sellos y los sellos correspondientes para rastrear redes comerciales de larga distancia. Uno de esos juegos de sellos se fabricó alrededor del 1900 a. C. en dos importantes ciudades comerciales insulares del Golfo Pérsico: Bahrein y Failaka. Estos sellos se comercializaron en todo el Medio Oriente y se han encontrado en lugares diversos y distantes como Susa en Irán, Bactria en Afganistán, Ur en Irak y Lothal en la costa oeste de la India. Hacia el 1750 a. C. Las focas de estilo común se encuentran en lugares que van desde España hasta la Grecia micénica y Marlik cerca de las orillas del Mar Caspio. Estos sellos estaban hechos de loza, un material menos costoso, y los usaban los comerciantes más pequeños. [2]

Los primeros objetos desenterrados de Harappa y Mohenjo-Daro fueron pequeños sellos de piedra inscritos con elegantes representaciones de animales, incluidas figuras con forma de unicornio, y marcados con escritura del Indo que aún desconcierta a los estudiosos. Estos sellos se remontan al 2500 a. C. Fuente: North Park University, Chicago, Illinois.

El primero cilindro las focas pertenecían a la civilización ahora muerta de los sumerios, los habitantes de Nippur, Lagash y otras ciudades en los ríos Éufrates y Tigris en lo que ahora es Irak. Hablaban un idioma extraño, ni semítico ni indoeuropeo, la familia de idiomas hablados por muchas civilizaciones posteriores y los habitantes más actuales del Medio Oriente. El sumerio era una lengua que se parecía a idiomas tan diversos como el turco, el finlandés, el japonés y el dravidiano. De hecho, probablemente fue alguna versión de esta última lengua la que hablaban sus vecinos, los primeros habitantes del valle del río Indo. Esta gente del valle del Indo desarrolló, poco después de los sumerios, su propia civilización y un estilo único de focas. Los hablantes modernos de lenguas dravídicas se encuentran dispersos por todo el subcontinente indio, incluidos los restos en Afganistán y una gran cantidad de tamiles en el sur de la India.

Se han encontrado impresiones de focas en la antigua ciudad de Harrapan, en el valle del río Indo (actual Pakistán), que habían sido hechas por sellos encontrados en Lagash en Sumeria (actual Irak). Desde el 3.600 a.C. en Sumer, y un poco más tarde en el valle del Indo, podemos encontrar sellos hechos con una piedra rara de alta calidad, el lapislázuli. Estas piedras solo podrían haber tenido su origen en minas bastante distantes e inaccesibles en Afganistán.

Influencias sumerias tempranas en Egipto.

El cuchillo Al-Gezeb, Abydoss, Egipto (Derecha): Este cuchillo, con la figura de Gilgamesh tallada en un lado, fue encontrado en el cementerio pre-dinástico en Abydoss, Egipto. La hoja de pedernal perfectamente tallada destaca los altos niveles de habilidad alcanzados hacia el final del período neolítico.

Estas primeras referencias potenciales a la comunicación sumeria y egipcia son el registro de una inmigración masiva de personas llamadas el 'Pueblo Pastor' a Egipto desde 'Oriente' aproximadamente al mismo tiempo que el declive del Imperio sumerio y el surgimiento simultáneo del Imperio egipcio. Dinastías. (c. 3000 a.C.)

Los faraones predinásticos de Egipto eran sumerios de aproximadamente el 2780 a. C. [5]. En la época de Sargón (Sargón el Grande) Egipto se conocía como Mizir o Dilmun y su tumba (como un faraón predinástico) se encontró en las tumbas reales de Abydos (en el Egipto actual).

Los jeroglíficos egipcios son una forma convencional ligeramente modificada de la escritura de imágenes esquemáticas sumerias que entró en uso durante el gobierno de Menes y los faraones de la 1ª dinastía. Tienen los mismos valores fonéticos que sus signos pictóricos originales en sumerio.

Menes (Manj de la leyenda egipcia) (Manis de Mesopotamia) (Min o Minos de la leyenda griega) erigió Egipto en un reino independiente y conservó su independencia dentro del imperio mesopotámico cuando sucedió en el trono después de la muerte de su padre Menes era el príncipe de Sumeria y gobernador del valle del Indo sumerio. Menes anexó y civilizó Creta y extendió su dominio a las Columnas de Hércules y Gran Bretaña.

Menes era el hijo de Sargón (que tenía una reina llamada Lady Ash), o & quotSargón el Grande & quot de la antigua Mesopotamia y Menes y su dinastía se referían a sí mismos como & quotGut & quot (Goth) (en sellos del valle del Indo) y & quotBar & quot o & quotPar & quot (Faraón) ( como se menciona en los registros egipcios).

Las inscripciones egipcias de Menes se escribieron en escritura sumeria (no en los jeroglíficos convencionales posteriores) y se descifraron para que coincidieran con los registros mesopotámicos y de Elam de Menes, así como con sus sellos oficiales en el valle del Indo (donde fue gobernador sumerio allí hasta que se rebeló contra su padre). (Sargón) y Egipto anexado). Menes tuvo un hijo llamado Narmar o Naram (Naram Enzu) a quien envió a la colonia Indo de Edin como virrey.

'Cubos', 'Maíz' y el 'Árbol de la vida'.

Un tema común de Mesopotamia, que se encuentra en muchos sellos y obras de arte, es la aparición de lo que parece ser una imagen del 'Árbol de la vida / conocimiento' siendo cosechado (o regado) por 'Gente alada' u ocasionalmente por 'Peces -personas 'como muestra el sello del cilindro a continuación.

La epopeya de la creación 'Enuma Elish' describe al 'Medio Dios pez' Eanna que viene del agua después del 'gran diluvio' para traer conocimiento a los sumerios.

La imagen sumeria del 'árbol de la vida / conocimiento' es una reminiscencia de las imágenes posteriores del griego 'Omphalos' o 'Piedras del ombligo' tejidas, que a su vez se originaron en Tebas en Egipto).

El espíritu protector alado con cabeza de águila 'Djinn' que se muestra aquí se conoce como un espíritu 'Apkallu'.

Aunque comúnmente se sugiere que estas figuras están 'regando' el 'árbol de la vida', las siguientes imágenes sugieren lo contrario.

En estas imágenes, la 'mazorca' no está 'regando' el 'árbol de la vida' ... lo que sugiere que en su lugar está siendo 'cosechado'.

Esta representación es de Khorsabad, siglo VIII a. C.

Aunque el personaje de la imagen cambia de una imagen a otra, se mantiene un significado artístico sobre ciertas características específicas como la Cubeta, los pulsera y el 'mazorca'.

Se ha sugerido que el objeto "mazorca" podría ser una piña. La piña tiene un fuerte simbolismo, siendo una referencia al 'tercer ojo' o 'glándula pineal', llamado así por su similitud en la forma. La piña se asocia tradicionalmente con la inmortalidad y el conocimiento. La glándula pineal es activada por la luz y controla los diversos biorritmos del cuerpo. Trabaja en armonía con la glándula hipotálamo, que dirige la sed, el hambre, el deseo sexual del cuerpo y el reloj biológico, que determina nuestro proceso de envejecimiento.

&cita. A. Wallis Budge ha notado que en algunos de los papiros que ilustran la entrada de las almas de los muertos en la sala del juicio de Osiris, la persona fallecida tiene una piña pegada a la coronilla. Los místicos griegos también llevaban un bastón simbólico, el extremo superior tenía la forma de una piña, que se llamaba tirso de Baco. En el cerebro humano hay una glándula diminuta llamada cuerpo pineal, que es el ojo sagrado de los antiguos y corresponde al tercer ojo del cíclope. & quot Manly P. Hall.

El bastón egipcio de Osiris, que data aproximadamente del año 1224 a. C., muestra dos serpientes entrelazadas que se elevan para encontrarse en una piña.

(Foto: Museo Egipcio, Turín, Italia)

Los estudiosos y filósofos modernos han notado los paralelismos simbólicos del bastón con el `` Kundalini '' indio, una energía espiritual en el cuerpo representada como serpientes enroscadas que se elevan desde la base de la columna hasta el tercer ojo (glándula pineal) en el momento de la iluminación. . El Kundalini Despierto representa la fusión y alineación de los Chakras, y se dice que es la única forma de alcanzar la `` Sabiduría Divina '' que trae alegría pura, conocimiento puro y amor puro.

En 1997, el Dr.Jennifer Luke documentó ampliamente la glándula pineal como el objetivo principal de la acumulación de fluoruro en nuestros cuerpos (5), donde calcifica la glándula pineal, inhibiendo el flujo sanguíneo y obstruyendo las funciones básicas de nuestro tercer ojo. Al alimentar al público con fluoruro desde el nacimiento, los críticos afirman que nuestras mayores habilidades espirituales se están debilitando al nublar químicamente nuestro portal biológico a la conciencia espiritual.

El psicofarmacólogo Rick Strassman cree que el tercer ojo / glándula pineal es la fuente de la psicodélica dimetiltriptamina (DMT) en nuestros cuerpos (6). Strassman ha planteado la hipótesis de que se liberan grandes cantidades de DMT en nuestros cuerpos durante los estados elevados de conciencia espiritual, como el nacimiento, la muerte y las experiencias cercanas a la muerte, o tal vez durante el despertar de nuestro Kundalini en un momento de iluminación.

El DMT sintetizado, o plantas que contienen DMT, se utilizan a menudo como psicodélicos recreativos o en ceremonias chamánicas, como la ceremonia de Ayahuasca que se origina en América del Sur. Los usuarios de DMT y / o Ayahuasca a menudo relatan experiencias intensamente enteogénicas de despertar espiritual, contacto con entidades de origen sobrenatural o espiritual y dilatación o compresión del tiempo.

El título de la obra de arte en cuestión es las estatuas votivas. Estas estatuas se encontraron inicialmente en el sitio arqueológico de Tel Asmar en lo que es el actual Irak. El lugar se llamó inicialmente el reino de Mesopotamia. Las estatuas se encontraron en lo que parecían ser templos o santuarios antiguos. La teoría es que la élite colocaría estas estatuas para representarlos en los templos para que nunca se pierdan un día de oración en los templos. Como consecuencia, no se conocía a los artistas originales. Sin embargo, la presunción es que la élite contrataría artistas o escultores de esa época para tallar estas imágenes de ellos mismos.

El drapeado alrededor de las imágenes e incluso los peinados eran un símbolo de lo que la élite de la sociedad se consideraría a sí misma y, por lo tanto, está claro que los artistas eran los escultores locales que harían réplicas simbólicas de las personas que los contrataban para representar sus intereses. en las casas de culto y oración. Es más probable que los artistas fueran trabajadores ocasionales que solo se habían formado a través del aprendizaje con sus padres u otros escultores, como era la costumbre entonces. Luego serían contratados por la élite como autónomos para crear estas imágenes para ellos. Los estilos de vida de los artistas eran sin duda modestos, ya que sus salarios no eran tan altos. Debido a la alta prevalencia de estas estatuas en los santuarios, se puede concluir con precisión que no se trataba de artículos exclusivos que se vendieron al mejor postor, sino esculturas que se hicieron para la élite de la sociedad como sus símbolos para marcar su presencia en el mercado. santuarios.

Los materiales habituales utilizados para realizar este tipo de obras de arte fueron el yeso y la piedra caliza. Algunos fueron tallados en alabastro, que es una forma más dura del yeso mineral. A veces, la obra de arte estaría forrada con conchas o ladrillos. La anatomía de estas figuras era realista y la más realista de todas eran los ojos que se mostraban abiertos de par en par. La mejor descripción de los ojos es intrincada y significativa. El símbolo que se suponía que debía representar aún no está claro. Los rostros y los cuerpos estaban tallados en forma de V con la falda hacia afuera. A veces, los hombres eran tallados como calvos y con barba o sin ella. Las mujeres a menudo se esculpían con una representación de los diversos peinados que eran más comunes en esos días. Aunque las tallas tenían una anatomía simétrica, no eran retratos reales en los que se pudiera reconocer al individuo representado. Su altura oscilaría entre 1 pie y tres pies de altura (Snell 76). Se colocarán en pedestales y estarán de pie durante la adoración. Las partes individuales del cuerpo estaban dispuestas en un orden jerárquico con los ojos mucho más grandes que las manos.

El yeso no fue revolucionario para su época, ya que era el material principal utilizado para tallar estatuas en ese momento. Sin embargo, era raro ya que el material se importaba al país. No lo tenían localmente, por lo que era un poco raro. Las estatuas variarían en tamaño y un tesoro compuesto por dos figuras grandes, especulativamente los dioses, y varias otras figuras más pequeñas, tanto hombres como mujeres, con los ojos bien abiertos y de pie en una postura de oración o sedición hacia las figuras más grandes. Estas estatuas a menudo se enterraban juntas en ese orden.

Las estatuas votivas son ejemplos típicos del arte sumerio. El arte sumerio se hacía típicamente en mármol, oro martillado o diorita. Esto fue en yeso. El arte sumerio típico, como en este caso, fue ornamentado y detallado. También era bastante complejo en su significado. Principalmente, las obras de arte sumerias se utilizaron con fines religiosos, siendo la pintura y la escultura las piezas principales del arte sumerio. Las estatuas votivas de Tell Asmar se utilizaron principalmente con fines religiosos. Debido a la época, los artistas se inspiraron en gran medida para crear obras de arte que tenían algún tipo de significado religioso. El tema es la religión y estas esculturas a menudo se encuentran enterradas en un tesoro. Entre el grupo hay figuras más altas que miden hasta 30 centímetros de altura. Esta alta figura representa al dios de la vegetación (Connelly 207). La segunda figura más alta es la diosa madre. La escultura y la idea de la diosa madre eran famosas en ese momento, ya que se pensaba que traía fertilidad tanto a las mujeres como a los cultivos. Las siguientes figuras más grandes eran los sacerdotes y las figuras más pequeñas eran representativas de los adoradores. Las tallas se hicieron claramente en el orden de la jerarquía. Las esculturas son buenos ejemplos de iconografía artística. Los cuerpos son de forma cilíndrica y difíciles de distinguir por género. Tienen la cabeza levantada, los ojos fijos y las manos entrelazadas con fuerza.

Esta es una pose de súplica o espera de algo. En algunos tesoros se pudo encontrar a un hombre desnudo arrodillado y se teoriza que este representa a un héroe mítico de la época.

El propósito principal de las esculturas era representar a la élite en los lugares de culto. Ellos eran quienes encargaban la creación de las esculturas a los escultores y las llevaban a los lugares de culto y las colocaban en el interior del santuario. A menudo serían enterrados juntos en el santuario como un grupo. Como se mencionó anteriormente, el propósito principal de las esculturas era religioso. Fueron colocados en adoración para mostrar la súplica de los adoradores al dios de la vegetación y la diosa madre. El tesoro de Asmar se encontró en el Templo de la Plaza Grande en Asmar. Este es un templo que fue construido y reconstruido varias veces durante la ocupación de la gente de Asmar. Para ser más específicos, el tesoro se encontró debajo del piso de la versión Dinástica Temprana II del templo de Abu, que se llama Templo Cuadrado (Licia 56). La teoría original es que el tesoro encontrado era una forma de santuario dedicatorio. Colocado en dedicación a los dioses. Ahora las estatuas están en un museo y solo se pueden ver desde una caja de vidrio con iluminación alrededor. Se consideran preciosos y solo se pueden ver.

Hay muchas lecciones que aprender de esta obra de arte. Primero está la simetría de las partes del cuerpo que está en una base jerárquica. Los ojos están claramente abiertos y mirando al cielo, lo que muestra que la gente de Asmar a menudo admiraba a los dioses. Las manos están unidas en súplica, lo que indica que no se abastecieron por sí mismas, sino que esperaron a que los dioses proporcionaran. Los ojos son más grandes que las manos porque ven la bondad de sus señores en lugar de trabajar para su propio beneficio. El arte también muestra que los sacerdotes eran tenidos en alta estima, siendo superados en tamaño solo por los dioses. Eran su vínculo con los dioses y fueron tratados como tales. El hecho de que el macho sea más grande que la hembra muestra que la sociedad era en gran medida patriarcal, pero no subestimaron el papel de la diosa femenina al concederles la fertilidad. Es una poderosa obra de arte del antiguo reino de Mesopotamia que ha resistido la prueba del tiempo y es una obra de arte notable e icónica en la actualidad.

Connelly, J. B. (1989). De pie ante uno & # 8217s Dios: escultura votiva y la tradición religiosa chipriota. El arqueólogo bíblico, 52(4), 210-218.

Licia, R. (2010). ¿A quién se adoraba en el templo de Abu en Tell Asmar? Kaskal, 7(7), 51-65.

Snell, D. C. (Ed.). (2008). Un compañero del antiguo Cercano Oriente. John Wiley & amp Sons.


Ver el vídeo: Standing Male Worshipper from Tell Asmar (Enero 2022).